domingo, marzo 23, 2008

"Veo a Lavín sumido en un pantano de confusión"

"Veo a Lavín sumido en un pantano de confusión"
Raquel Correa


Para tener vista al mar, es el único RN que se instaló en el 8.o piso del Senado, recinto de la UDI, su gran detractora durante tantos años. Pero ahora está en otra: trabajando por acuerdos políticos con sus aliados y guiñándoles el ojo a los que se fueron de la Concertación.

Andrés Allamand (52 años, abogado, de los fundadores de Unión Nacional y RN en pleno gobierno militar; ex presidente de su partido, diputado, vicerrector de la U. Adolfo Ibáñez y senador por Valdivia y Osorno) dice :

-Esta tarea me apasiona. Es la expresión más alta de lo que ha sido la vocación de mi vida. Estoy muy consciente de la responsabilidad de estar en el Senado. Es, lejos, el mayor honor de toda mi vida política.

En su oficina tiene una foto de cuando fue candidato a la Federación de Estudiantes, donde se ve muy parecido a su hija Ignacia, la actriz.

-¿Qué queda del chiquillo que se fue del Saint George's al Lastarria, para competir en política?
-El mismo espíritu, la misma vocación y unas cuantas cicatrices.

-¿Y su sueño de la "Alianza Popular"?
-Estamos a las puertas de un cambio de gran envergadura: un nuevo alineamiento político. Los últimos 18 años el alineamiento fue Concertación y Alianza. Hoy es "partidarios del gobierno" y "partidarios de la oposición". Chile Primero y el movimiento que encabeza Adolfo Zaldívar no están en la Alianza, están en la oposición."Hay que abrir el juego"

-¿Cómo se siente "durmiendo con el enemigo"?
-No duermo con el enemigo. Ni son mis enemigos.

-¿Qué une a quien defiende la economía de mercado con quien exige "cambio del modelo"?
-Comparto con Zaldívar el rechazo a los fenómenos de corrupción e intervención electoral en el Gobierno. Y que la economía social de mercado admite perfeccionamientos. Estoy en desacuerdo con el instrumental a partir del cual él expresa mejorar la economía. Con Flores y Schaulsohn comparto la idea de un país donde el emprendimiento tenga la importancia que merece, y se expandan las libertades. Me siento extraordinariamente cómodo, tanto con ChilePrimero como con el movimiento humanista cristiano que encabeza Zaldívar.

-¿Qué futuro tiene?
-Visualizo la conformación de una nueva fuerza política, donde confluirán la Alianza y estos nuevos referentes. Una nueva coalición. Tanto ChilePrimero como el movimiento socialcristiano van a tener expresión electoral que, espero, sea fuerte. Creo que tendrán sus propias candidaturas presidenciales y, finalmente, confluirán con la Alianza. A partir de su salida de la Concertación, ese es un camino sin retorno. Creo que Flores o Schaulsohn y Zaldívar serán cartas presidenciales. Y no descarto que la UDI tenga su propio candidato. El esfuerzo que tenemos que hacer es cómo confluimos. Vislumbro que la elección del 2009 se dará entre una Concertación cada vez más fracturada y una constelación de fuerzas políticas nuevas.

-¿Hay acuerdo en la Alianza?
-Hay una discusión larvada. En la UDI y RN a algunos les gustaría más cerrar el juego. Ven con temor que surjan estas nuevas expresiones. Yo creo que hay que abrir el juego. La Concertación está rigidizada, su única expansión posible es hacia el PC, lo que sería un harakiri.

-¿Apuntan a ese objetivo los presidentes de RN y la UDI, Carlos y Hernán Larraín, respectivamente?
-Deberían ser más explícitos en alentar estas nuevas expresiones. Al interior de los partidos hay recelo frente a estos nuevos jugadores. Yo los aplaudo. Hay que considerar sectores independientes que están adquiriendo relevancia. Cantero y Bianchi también son una expresión de fuerzas independientes.

-¿No será mucho Larraín para un "partido popular"?
-(Se ríe) Yo creo que los ayudan el Peña y el Fernández... Han hecho un gran trabajo. Carlos le aporta simpatía, originalidad y enfoques novedosos a la política. Además, expresa un desinterés personal, inusual en la actividad política. Y Hernán es sólido, sensato, confiable.

-Hace un año decía que ustedes son "apenas una alianza electoral". ¿Han logrado ser una alianza política?
-Aún nos falta. Hemos perfeccionado mecanismos propios de una alianza electoral, pero falta una acción política conjunta más eficaz.

-¿Qué los diferencia?
-Las historias de ambos, que en política siempre influyen. No hay la misma identificación con el gobierno militar en RN que en la UDI. Mucho tiempo nos separaron aspectos fundamentales, como el ordenamiento constitucional. Durante años, RN fue más versátil, disímil, pluralista. Ahora, al parecer, Renovación está más ordenada, y el desorden interno se ha ido traspasando a la UDI.

-Usted trabajó en la campaña de Lavín, ¿cómo lo ve?
-Lo veo francamente sumido en un pantano de confusión, del que espero salga. No me arrepiento de haberle colaborado en su campaña, porque el Joaquín Lavín al que estaba dispuesto a ayudar era una carta unitaria, la mejor posicionada de la centro-derecha. En ese minuto encarnaba un proyecto de reemplazo de la Concertación. Pero si hace unos años me hubiera pedido que lo ayudara a impulsar un proyecto de "laguismo-aliancista", no habría colaborado con él ni un segundo. El "bacheletismo-aliancista" es un absurdo político que trae aguas al molino de la Concertación, y yo creo que hay que reemplazarla, no perpetuarla.

-¿Y que Lavín esté contra la acusación constitucional a la ministra Provoste?
-Considero que las declaraciones de Lavín son una gigantesca falta de respeto a los diputados UDI y RN. Estoy seguro de que ni siquiera se ha leído las 114 páginas de la acusación.

-Si la hubiera leído, ¿no habría dicho eso?
-Pienso que no.

Desalojo versus reemplazo

-Usted propició la democracia de los acuerdos. ¿Ahora, el desalojo?
-La democracia de los acuerdos se necesitaba a principios de los 90, para culminar la transición a la democracia. Han pasado 20 años y la Concertación perdió la mayoría de los atributos que la justificaron. Lo que corresponde es su reemplazo, no su perpetuación. Es mi obligación emplearme para el reemplazo de la Concertación. No considero sano que un mismo grupo se eternice en el poder.

-Lo de "El desalojo" fue un buen marketing, pero huele a golpe.
-En lo absoluto.

-El Larousse dice que desalojar es "sacar a una persona de un lugar o cosa". Y ejemplifica: "desalojar al enemigo a cañonazos".
-El título es "El Desalojo. Por qué la Concertación tiene que irse el 2010". Aludo a la necesidad de generar la alternancia en el poder. La Concertación hoy es un grupo político enquistado en el poder, con la lógica de la captura del Estado; perdió los principios éticos en que se fundó, practica la intervención electoral y es negligente en la utilización de los recursos públicos.

-He tenido cuatro motivaciones centrales en política: en la década de los 70, enfrentar a la UP. En los 80, contribuir a que se reorganizara una derecha democrática y que el gobierno militar -del que no formé parte- terminara bien. En los 90, la democracia de los acuerdos. Y en esta última década, el reemplazo de la Concertación.

-¿Cuál fue la más difícil?
-Mi posición en el gobierno militar. Siempre tuve gran distancia con la figura de Pinochet. En el plebiscito me la jugué para que no fuera el candidato. Cuando RN decidió apoyarlo, voté "Sí". Y el 5 de octubre de 1988 le dije al ministro del Interior que si anunciaban que iba ganando el "Sí", con un millón de votos, íbamos a hacer ver que ese era el anticipo del desconocimiento del triunfo del "No". Los mismos que entonces me aplaudían me sindican hoy como el enemigo N° 1 de la Concertación.

-¿No le pareció vergonzoso ver a los de centro-derecha abrazándose con los de centro-izquierda en el Senado?
-No. La Concertación es la agrupación de partidarios y adversarios de la UP y de quienes estuvieron a favor y contra el golpe, que confluyeron para darle a Chile una nueva fuerza política. ¿Por qué no es positivo que quienes están reagrupándose hoy, en un gran acuerdo político, coincidan en desplazar a la Concertación en el Senado? A Flores y Zaldívar los expulsaron de sus partidos, ¿y pretenden que sigan votando por ellos? Ninguno de los dos forma parte de la Alianza. Ellos abandonaron la Concertación, son respetables y tienen un muy bien ganado espacio en la política. Lo absurdo habría sido que la Concertación, siendo minoría en el Senado, hubiera pretendido continuar a la cabeza de la corporación.

-¿Celebra que se "den vuelta la chaqueta"?
-No se han dado vuelta la chaqueta. El propio Frei sostuvo que la pérdida de la mayoría de la Concertación en el Senado es de la exclusiva responsabilidad de la Concertación. El actual escenario político en el Senado es un anticipo del escenario político que habrá en Chile, a contar del 2010.

Nota de la redacción:
Reproducimos esta entrevista porque consideramos es un aporte a las clarificaciones necesarias en nuestra “confusa” política....
La publicación corresponde a Diario El Mercurio de Domingo 23 de Marzo de 2008
.

Archivo del Blog

Acerca de mí

Mi foto
Los pueblos que no se defienden seguramente pierden sus libertades. http://reaccionchilena.blogspot.com/