miércoles, octubre 29, 2008

Una afrenta al pueblo Argentino.

Argentina, un país al que tanto queremos, parece no aburrirse de faltarse el respeto así mismo, primero eligieron a un verdadero payaso como Presidente, nos referimos a Carlos Saúl, después lo reemplazaron por un personaje de antología como el atávico anti-democrático Néstor, para terminar cayendo en las totalitarias manos de Cristina, la esposa del anterior.

Si eso fuera poco, hay un culto importante a la personalidad del dictador fascista Juan Domingo Perón, un respeto reverente por la cabaretera con la que este se casó y que fue la que le sostuvo en el poder con una demagogia impactante, los derechos de los terroristas se respetan sagradamente mientras se pisotea los derechos de los militares que debieron combatirlos.

Las peroratas presidenciales, llenas de amenazantes conminaciones a hacer lo que los Gobernantes quieren, son escuchadas con molestia pero sin grandes reacciones, la industria ha sido liquidada, con ella la posibilidad de trabajo digno, el campo está siendo arrasado con políticas populistas que desincentivan las actividades, la Justicia se ha transformado en una cruel burla.

Pero, si lo anterior es tolerable, porque por último han sido elegidos por la vía del engaño a un pueblo que ha creído sus mentirosas promesas, nos parece insólito que tengan a Diego Armando Maradona, un drogadicto empedernido, un pendenciero de esos, endiosado como si fuera un ejemplo para una juventud ávida de tener a quienes imitar y de ejemplos constructivos de vida.

Pero lo grotesco se supo de boca del propio Diego, ha sido designado como Director Técnico del Seleccionado Argentino de Futbol, en un acto grotesco que no podemos entender de otra manera que la de un señuelo para distraer a la opinión pública de los graves sucesos que vive nuestra hermana República, porque explicación normal, simplemente no le encontramos.


Archivo del Blog

Acerca de mí

Mi foto
Los pueblos que no se defienden seguramente pierden sus libertades. http://reaccionchilena.blogspot.com/