viernes, marzo 28, 2008

Una mirada a nuestro pasado reciente

Una mirada a nuestro pasado reciente
por Mario Montes

Consideramos que la obra del Gobierno Militar fue titánica, sobre todo por el violento ataque del imperialismo rojo que encabezaba Moscú, la cobardía evidente de los Estados Unidos que les dejaba conquistar a su amaño y a la embestida brutal del terrorismo comunista.

Los militares recibieron un país institucional, moral y económicamente destruído, para, en 17 años, con pocos recursos y una feroz guerra de agresión, entregarnos un país funcionando con sólidas instituciones, socialmente reconstruído y con una economía pujante que nos llevaba al desarrollo.

Algunos “patanes” como Ricardo Lagos, la Presidente Bachelet, Soledad Alvear, Sergio Bitar, entre otros, tratan de vestirse con la recuperación de la Democracia, aún sabiendo que la constitución del 80 establecía el cronograma y la forma en que esta sería restaurada por los uniformados.

Pensamos que ya esta bueno de palabrería hueca y falsa, aunque sea altisonante, por mucho que quieran falsificar los hechos siempre existirá un sector que concientemente defenderá esos valores que repugnan a nuestros gobernantes, como la moral y la verdad, y restaurarán la realidad en la historia.

Todos los logros con que se han lucido los cuatro gobiernos de la Concertación son el resultado de las políticas económicas establecidas por la dictadura de Pinochet, políticas que han prometido permanentemente cambiar y que gracias a Dios solo han modificado, ralentizándolas y dificultándolas.

Al parecer, y a pesar del inmenso flujo de dinero que recibe el Gobierno, el impulso del gobierno de las Fuerzas Armadas se ha ido frenando con las modificaciones introducidas, lo que es claramente visible al analizar la curva de crecimiento y la tremenda desaceleración existente.

Nosotros no participamos en el Gobierno de Pinochet, pero suscribimos completamente su obra, tanto aquellas que son universalmente aplaudidas como aquellas que grupos interesados reivindican para tratar de aprovecharlas en provecho personal o de sus agrupaciones políticas.

Nos han engañado miserablemente, han doblado momentáneamente sus “trapos” rojos para empuñar “banderas” en las que no creen, como la Democracia, las verdaderas Libertades, la no discriminación real y la economía Libre de Mercado. No podemos permitir que se afiance esta mentira, de hacerlo es fijo que pronto perderemos autonomía y libertades.

Se escuchan voces, con afanes claramente descalificatorios que indican que estas posiciones son “conservadoras”, como si fuese malo conservar lo que ha demostrado ser bueno, o que son visiones “trasnochadas” en el amanecer de los tiempos, descripción que solo es aplicable al materialismo histórico, o de ser posturas fascistas, claro dicho por los que a la fuerza quieren dominar al resto.

Archivo del Blog

Acerca de mí

Mi foto
Los pueblos que no se defienden seguramente pierden sus libertades. http://reaccionchilena.blogspot.com/