sábado, mayo 24, 2008

¿Será mucho pedir?

¿Será mucho pedir?

Los chilenos somos gente humilde que nos conformamos con pocos lujos, que queremos tener un trabajo digno, que en la enfermedad queremos un sistema de salud que nos responda, que podamos alimentar a nuestra prole, que podamos dar educación a nuestros hijos para que puedan ser más que lo que hemos sido nosotros.

Nos conformamos con una vivienda modesta, pero limpia y digna, aspiramos a dar a los nuestros las comodidades mínimas de la época en que vivimos, soñamos con poder desplazarnos a nuestra “pega” con cierta comodidad, con llegar a nuestro hogar a regalonear a nuestros hijos, ver sus tareas y tener un poco de vida familiar.

Soñamos con que nuestro trabajo sea reconocido y por ende mejor remunerado, para así, además poder darnos el lujo de tener algún tipo de distracciones que quite el estress a nuestras que pasan gran parte del tiempo encerrados en la casa, sea realizando sus labores o sea protegiéndose de la criminalidad que anda suelta.

Aspiramos a poder salir a las calles sin estar llenos de temores a la delincuencia y por medio de la recuperación de los espacios públicos poder retozar en los parques y plazas. Nos repugna la idea de tener que estar detrás de rejas para evitar ser el titular de mañana en la crónica roja.

Aspiramos a que el Supremo Gobierno, por la vía educacional, nos ayude a formar ciudadanos útiles, con sentimientos de solidaridad y con los valores necesarios para enfrentar a un mundo cada vez más hostil y lleno de “tentaciones” que por el camino del consumismo nos lleven a la desvalorización del humano.

Queremos ser ciudadanos ejemplares, que junto con reclamar los derechos que nos concede la Constitución y las Leyes, podamos también cumplir con las “cargas” de deberes que estos mismos cuerpos legales nos imponen. Queremos, en resumidas cuentas una vida digna de ser vivida.

A los Gobernantes no les pedimos imposibles, solamente les solicitamos que cumplan las promesas que realizaron durante los periodos electorales y que sean fieles al juramento o promesa de cumplir y hacer cumplir las Leyes que hacen posible la vida republicana.

No creemos estar pidiendo nada del otro mundo, solo solicitamos a nuestras clases dirigentes coherencia entre lo que dicen y lo que hacen, que antepongan los intereses nacionales por sobre los personales o los de los grupos que les han llevado a posiciones de poder.

Queremos tener autoridades respetables, por lo tanto respetadas, que sean para nosotros, el pueblo, un espejo de las cualidades que necesita el país para llegar a etapas de desarrollo más avanzadas. Un compromiso, a toda prueba, contra la delincuencia y contra la corrupción.

Archivo del Blog

Acerca de mí

Mi foto
Los pueblos que no se defienden seguramente pierden sus libertades. http://reaccionchilena.blogspot.com/