jueves, enero 21, 2010

Descomposición de la concertación.

(Mario Montes, Director de nuestras páginas)


Descomposición de la concertación.


Desde hace ya largo tiempo es claramente visible que la concertación ha entrado en un complejo proceso de descomposición, que se visualiza palmariamente con la salida de líderes de opinión de los partidos que conforma esa coalición.

Los casos de Trivelli, de Enríquez Ominami y Arrate son expresiones visibles de intentos renovadores y de cambios generacionales que han sido ahogados por directivas que solo se han empeñado en mantener poderes personalistas.

La falta de ideas modernas de la concertación, que chocan con la etiqueta progresista que se auto adjudican, el serio alejamiento de los intereses populares y las demostraciones de autoritarismo de las cúpulas han provocado fuertes disensos.

La concertación, tal como la conocemos hoy, es un cadáver político que tiene una sola opción, renovarse o terminar con el “entierro” que comenzó con la imposición de la postulación Presidencial de Eduardo Frei.

La situación planteada por el partido radical ayer, de plantearse un acuerdo con el PRI. Los independientes, RN y la UDI para la Administración de la mesa de la Cámara de Diputados, y la contra marcha posterior confirman esta disgregación.

Las tomas de las sedes de la democracia cristiana, aunque la hayan depuesto, y de los socialistas, son in indicativo potente de la insatisfacción de la militancia joven con la conducción de esas colectividades y un aviso de prontas nuevas disidencias.

Si sumamos a los hechos que estamos viendo un futuro incierto, que se materializa con el alejamiento del poder, ocasionará, sin lugar a dudas, nuevas dificultades con el alejamiento del Gobierno de los operadores políticos que quedarán sin pega.

Pensamos que lo que está sucediendo es solo el principio de una desconcertación completa de las bases del conglomerado, pues, vemos muy difícil que los actuales manejadores de esas colectividades entreguen el poder sin luchar.

La muerte del General Pinochet les privó del único impulso que les podía unir, transformándolos desde el momento del deceso del Militar en fuerzas carentes de dirección, de ideas claras y sin un futuro predecible.

La falta de democracia interna en los partidos que conforman el bloque, la que ha quedado a la vista con el falseamiento de ,los padrones en las internas ó la imposición de determinaciones no consensuadas, son un ejemplo del totalitarismo subyacente en esas colectividades.


Archivo del Blog

Acerca de mí

Mi foto
Los pueblos que no se defienden seguramente pierden sus libertades. http://reaccionchilena.blogspot.com/