miércoles, marzo 17, 2010

La hora de la reconstrucción, por Cristina Bitar.



La hora de la reconstrucción,

por Cristina Bitar.

El fin de semana tuve ocasión de recorrer Iloca, una de las zonas más afectadas por el terremoto, y comprobar directamente el nivel de destrucción y dolor que se vive allí. Es verdaderamente sobrecogedor compartir el dolor de personas que perdieron seres queridos y todo lo que habían construido a lo largo de sus vidas. Ante la pérdida de vidas humanas no hay consuelo posible, pero están los niños, cuya vida continúa, que tienen todo el futuro por delante, que no pueden perder el año escolar y que merecen una respuesta solidaria. Como ellos, también están los adultos mayores, muchos de los cuales lo perdieron todo, familias en la calle, en fin una realidad desoladora.

Por ellos es que la tarea de reconstrucción tiene el carácter de urgencia que el Presidente Piñera le ha impuesto, con gran sentido social y de responsabilidad. Hemos visto un gabinete que el día de la asunción del mando salió de la ceremonia en el Congreso Nacional y trabajó las 12 horas siguientes sin parar, que este fin de semana trabajó de corrido y que al comienzo de esta semana presentará los proyectos de ley con las medidas más urgentes para hacer posible esta tarea titánica. Sin duda estos proyectos significarán un esfuerzo importante y tenemos que asumirlo en la lógica de la urgencia. Por ejemplo, no es este momento para burocracia. Trámites que normalmente demoran meses, hoy los necesitamos en días, si es que no en horas. Inversiones que podían esperar al segundo semestre, hoy las necesitamos en el transcurso del mes o cuando más en abril, porque se requiere empleo ahora. Miles de personas perdieron su fuente de trabajo, simplemente porque se destruyó, y la necesitan de nuevo en pie con urgencia inmediata o necesitan otra fuente laboral ahora ya.

El sector público ha visto destruida una cantidad importante de infraestructura, colegios, hospitales, caminos, puentes. Pero el sector privado también ha sufrido y, como es lógico en una economía social de mercado, seguramente la mayoría de los costos recaerán en este ámbito. Necesitamos que esas actividades productivas se levanten con vigor y rápido. Nunca como ahora había sido necesaria una asociación público-privada de la magnitud de la que se requiere hoy.

Chile está en un buen pie, tenemos una clase política responsable que se ha comportado a la altura y que esperamos lo siga haciendo, despachando estas leyes con la urgencia que se requiere. Pero además tiene finanzas que le permiten implementar fórmulas que combinen reasignación de gastos, uso de reservas y endeudamiento. Un adecuado manejo de estos tres instrumentos nos dará sin duda los recursos para enfrentar la catástrofe con responsabilidad, sin poner en riesgo la solidez fiscal que hemos construido en las últimas tres décadas.

La tarea del país es grande: vivimos épocas de emergencia, de urgencia y de sacrificio. Ver a autoridades como el senador Navarro, en Concepción, recorriendo la zona junto al Presidente de la República es una señal que nos genera optimismo; esa misma disposición en el despacho de las leyes en el Congreso es lo que espera el país y, especialmente, lo que esperan los millones de compatriotas afectados por una calamidad que urge a todos: autoridades de gobierno, parlamentarios, alcaldes y empresarios a trabajar 24/7, por este Chile que tanto ha sufrido y que tanto espera de ellos.


Archivo del Blog

Acerca de mí

Mi foto
Los pueblos que no se defienden seguramente pierden sus libertades. http://reaccionchilena.blogspot.com/