viernes, octubre 22, 2010

Bullying: el Congreso marca la agenda, por Marcela Cubillos


Bullying: el Congreso marca la agenda,

por Marcela Cubillos.

Sólo un número muy reducido de las leyes que entran en vigencia es de origen parlamentario. Es difícil para diputados y senadores convertir en ley los proyectos que presentan. Es el Poder Ejecutivo el que define las urgencias, y, por tanto, el que lleva el control de la tabla de las sesiones de la sala y de las comisiones.


Sin embargo, a pesar de estas dificultades, hay buenos ejemplos en nuestra historia parlamentaria de importantes proyectos que han tenido su origen en una moción de los legisladores: postnatal para padres, voto voluntario e inscripción automática, reconocimiento de los pueblos originarios, etc.


La ley de convivencia escolar o “bullying”, actualmente en tramitación en el Senado, es un ejemplo más de que cuando el Congreso se hace cargo de un problema real, del modo adecuado, termina marcando la agenda.


Hemos conocido casos dramáticos en nuestro país de adolescentes que no resisten el hostigamiento de sus compañeros y terminan incluso en el suicidio. Del mismo modo, hay colegios que han sido llevados, por padres de familia, hasta la Corte Suprema, por el hecho de haberse atrevido a tomar medidas disciplinarias en contra de un alumno agresor.


Un grupo de senadores, representantes de todos los partidos políticos, elaboró un proyecto de ley que se está discutiendo hoy en el Senado para hacerse cargo de este tema. La iniciativa parlamentaria ha pasado a marcar la agenda del propio Ministerio de Educación en el ámbito legislativo. Es así que, para el Día del Profesor, el ministro Lavín le llevó de regalo al presidente del Colegio el proyecto de los senadores y las indicaciones parlamentarias.


El Congreso se hizo cargo de un problema real y tomó la iniciativa. El llamado hoy es a que durante su tramitación siga escuchando, ahora a los colegios, a los educadores, a los que deben convivir a diario con niños agresores y agredidos, con padres comprometidos con la convivencia escolar y otros que sólo quieren impunidad para sus hijos, con profesores respetados y otros maltratados. Muchas leyes fracasan en su objetivo original porque al final se escucha a demasiados “expertos” y a pocos “actores reales”.


El camino que ha seguido el Congreso en este tema es el correcto y demuestra cómo una iniciativa parlamentaria transversal puede terminar convirtiéndose en ley y siendo un aporte significativo para la solución de un problema que aflige y preocupa a toda la comunidad escolar.

Archivo del Blog

Acerca de mí

Mi foto
Los pueblos que no se defienden seguramente pierden sus libertades. http://reaccionchilena.blogspot.com/