sábado, mayo 31, 2008

Santiago, ciudad monstruosa.

Santiago, ciudad monstruosa.

La primera preemergencia ambiental, decretada para ayer, debiera ponernos a pensar en la monstruosa ciudad que hemos formado, con una extensión descomunal lo que impide, incluso, la prestación adecuada de los servicios mínimos.

Tenemos un mal sistema de locomoción colectiva, que entre otros problemas impide dar servicio a todos los sectores, que solo agravamos con medidas de parche como la restricción vehicular que ahora ya incluyó a los catalíticos.

Las responsabilidades que podemos achacara a don Pedro de Valdivia solo llegan a la ubicación física de la capital, su monstruoso desarrollo es el resultado de mala gestión urbanística y de la voracidad de las inmobiliarias.

La pregunta es ¿Hasta donde vamos a llegar? Si hace solo unos días de anuncio un aumento inmenso de las zonas urbanas y que aunque cuentan con zonas verdes, siempre serán insuficientes.

Para formarse una idea de la extensión de Santiago por el Sur sobrepasa Nos, por el Norte ya ha superado Colina, por el Oriente ya nos hemos encaramado en la cordillera y por el poniente estamos dejando atrás el Aeropuerto de Pudahuel.

Las distancias que deben recorrer las personas para llegar a sus trabajos, los más privilegiados en autos y sufriendo de los tacos, y los más humildes en Transantiago siendo humillados permanentemente deben ponernos a meditar.

Por suerte se ha terminado un poco con la concentración de servicios, por lo que algunas personas han podido dejar de ir al centro para realizar las funciones más mininas o los tramites más absurdos.

Sin duda Santiago debe decidirse a utilizar las inmensas cantidades de terrenos baldíos y reconvertirse renovando barrios que son antiguos, sin ningún valor arquitectónico y escasa densidad poblacional.

Saldrán voces extrañas a plantear que hay que cambiar Santiago, pero sabemos que pedir lo imposible es un absurdo, lo que si es importante es que se aumenten considerablemente los pulmones verdes.

La neurosis que produce la vida en esta metrópolis esta producida en gran parte por un aire enrarecido y por la necesidad de llegar a trabajos que se encuentran a distancias siderales.

No somos expertos en la materia, pero creemos que los técnicos deben considerar las medidas que proponemos, pues en caso contrario terminaremos con todos los terrenos agrícolas para hacer asentamientos humanos.




Archivo del Blog

Acerca de mí

Mi foto
Los pueblos que no se defienden seguramente pierden sus libertades. http://reaccionchilena.blogspot.com/