viernes, abril 18, 2008

Reflexiones sobre el hospital...

Reflexiones sobre el hospital……

El episodio de la inauguración del Hospital de Curepto, Maule, por la Presidente Michelle Bachelet ha terminado por confirmar una serie de situaciones que todo el país sabe, pero que por temor a los violentos ataques que salen de La Moneda nadie se ha atrevido a explicitar de manera clara y transparente.

La falta de capacidad de la Mandatario crea una situación de verdadero “vacío” de poder, el que obviamente es llenado por sus secretarios más audaces.

La Ley del “cuoteo” ha provocado de asignaciones absurdas, pues se ha reemplazo como requisito a los meritos por la militancia.

Desde La Moneda se sienten almas distintas, así mientras unos tratan de actuar como cristianos los otros demuelen los valores.


Es ya innegable la incapacidad de la mandatario para formar equipos de trabajo, solo impone sus limitadas ideas.

Las prioridades simplemente no existen, se manejan con encuestas o por la capacidad de presión de algunos grupos.

La agenda de la Gobernante está ridículamente centrada en temas políticos y no en la solución de los problemas de la gente.

La ineficiencia, que ha sido premiada, se apodera rápidamente de las actividades oficiales, teniendo como resultados actos rayanos en lo ridículo.


La Presidente, al igual que su predecesor, cree que elevando la voz o golpeando la mesa todos agacharemos la cerviz, olvidando lo altivo que es nuestro pueblo.

Los proyectos que se ofreció eran solo palabrería, por lo que se han reemplazado realizaciones por inútiles comisiones.


La corrupción se esparce como una mancha de aceite en el agua, sin que la autoridad tome medidas verdaderas que impliquen derrotar al fatal flagelo.

Pareciera que en las “avanzadas presidenciales” solo se escucha aquello que la “jefa” quiere que se oiga, silenciando a quienes hagan alguna critica.


Parece que la Presidente no se ha dado cuenta, pero es imposible reemplazar con propaganda realidades del porte de una catedral.

Inmensa cesantía, inflación desatada, delincuencia, inseguridad, mala salud, pésima educación, son algunos de los problemas que agobian a la ciudadanía.

La falta de sanciones a los malos empleados o a los corruptos, solo convierte a los administradores al menos en cómplices de la especie.

La beligerancia que se impone desde Palacio dificulta en gran manera la posibilidad de acuerdos.

Creemos que la Presidente Bachelet se haría un favor, y ciertamente se lo haría a Chile, despidiendo a la caterva de incapaces que la rodean, llamando al gobierno a los mejores, sin importar donde estén, y poniendo su agenda al servicio del pueblo, pasaría a la historia de mucho mejor manera que como lo está haciendo.


Archivo del Blog

Acerca de mí

Mi foto
Los pueblos que no se defienden seguramente pierden sus libertades. http://reaccionchilena.blogspot.com/