martes, octubre 14, 2008

¿Humanos desechables?


¿Humanos desechables?

Sin duda vivimos den un mundo en el que se hace grandes aspavientos sobre los derechos humanos, en general referidos a aquellos que se encuentran cerca de los grupos zurdos de la sociedad, y en el que las empresas hacen grandes declaraciones de principios estableciendo que el recurso humano es una parte importantísima de su capital y su desarrollo.

Lamentablemente la practica nos demuestras visiones totalmente distintas, los derechos humanos de quienes no están a la vera de los Gobiernos son pisoteados de manera escandalosa y los declaraciones empresariales se ven contradichas a las primeras situaciones de conflicto o crisis, en las que de inmediato se despide a parte importante de sus trabajadores.

En la cultura desechable que hemos establecido, en la que todo tiene corta duración o no es reutilizable, el ser humano ha legado a ser considerado en esta categoría y lo comprobamos a diario viendo las legiones de desempleados y hambrientos que a nadie parecen importar y que por lo cotidiano de la situación nadie siquiera parece darse cuenta de su existencia.

Hemos creado una cultura “cosista” en la que el ser humano ha dejado de tener el valor intrínsico que le da ser un creatura Divina, para llegar a una sociedad en la que solo importa lo que el sujeto tiene o lo que es capaz de mostrar, aunque solo sea el producto de un endeudamiento monstruoso.

Es necesario que volvamos a las cosas más simples, en que el hombre y mujer tengan valor por lo que son, en el que todos tengan acceso a los bienes mínimos indispensables, en el que todos puedan llegar hasta la altura que sus capacidades se lo permitan y en el que todos, independiente de su estatus sean respetados como hijos de Dios.

La Justicia, esa feroz fuerza destinada a sancionar las acciones antisociales, debe volver a ser igualitaria para todos, sin hacer distingos de posiciones sociales o prestarse para venganzas de los poderosos, pues en caso contrario de transforma un una brutal injusticia que amenaza a toda la sociedad.

La educación tiene que tener la calidad necesaria para desarrollar a las personas y para al servicio del país conducirlo al desarrollo, actualizándose a los tiempos en que nos toca vivir. El actual sistema, valido quizás para el siglo pasado, debe ponerse al día para enfrentar los retos técnicos del presente.

La salud y los sistemas previsionales deben estar al servicio de la gente, proporcionándoles mejorías en las condiciones de vida y asegurando a aquellos que han entregado su vida al trabajo y a la Patria la posibilidad de terminar sus días con condiciones de vida dignas.

El trabajo es un derecho inalienable de todos los ciudadanos, el que existan millones de chilenos que no lo tienen es una transgresión brutal al principal derecho humano, al de poder alimentar y educar a su prole, que, además, provoca daños sicológicos inmensos s quienes carecen de él.

La Seguridad Ciudadana es una garantía explicita consagrada por nuestra Constitución, que corresponde proporcionarla a las Autoridades de Interior, encabezadas por el Presidente de la Republica, y ejecutoriadas por las Policías, no tenerla es otro inhumano pisoteo a nuestros derechos.

La familia, pilar fundamental de nuestra Sociedad, ha sido desautorizada, desprestigiada y pulverizada, transgrediendo de manera flagrante nuestra Carta Fundamental, lo que nos ha llevado a una disfuncionalidad aterradora y a juventudes sin dirección ni orientación lo que las hace proclives a caer en vicios destructivos.

Nosotros creemos que estamos a tiempo de rectificar, clara que para ello es imprescindible cambiar a Autoridades que poco respeto demuestran por los Derechos Humanos de la ciudadanía, reemplazándolos por personas con conceptos ético valóricos más cercanos a los de las mayorías.

Archivo del Blog

Acerca de mí

Mi foto
Los pueblos que no se defienden seguramente pierden sus libertades. http://reaccionchilena.blogspot.com/